viernes, 12 de septiembre de 2008

Warrior Palin




La señora Palin nos ha servido un anticipo de lo que será su gestión como teniente de alcalde (en argot municipalista) del país más poderoso de la tierra. Desde luego hay que agradecerle su transparencia y su verbo directo para que nadie se llame a engaño. La lista de contiendas, invasiones y belicidades varias parece tenerla preparada, o no (como diría su admirador Brey). Igual se dedica a improvisar amenazas según transcurran los acontecimientos como hizo con el embarazador de su hija (tú, niñato, no me jodes la carrera, así que ahora mismo te pones el blazer y acompañas a la familia en las convenciones y en la campaña proclamando el amor incondicional a mi hija adolescente a la que arrebataste la honra tirando por tierra sus convicciones que son las mías y las de todo el mundo decente, verbigracia: solo se coitea dentro del matrimonio y exclusivamente para procrear que para eso la he ablado* mentalmente); es decir, que no me gusta tu cara, te declaro la guerra, te invado y te arrojo bombas para estimular la industria y paliar la crisis de las subprimes.

Lo peor de todo esto es que existe un riesgo cierto de que ganen los republicanos porque el votante-votante yanki vota protección ante los malotes que se atreven a llevarle la contraria al imperio. Tiene Obama dos dificultades sino insalvables sí que peliagudas que superar: el rechazo subliminal al color de su piel y la movilización del votante progresista que habitualmente se queda en casa.

Ojalá que las amenazas y las chulerías que ya vierte la Palin del rifle hagan efecto llamada para los que sienten que “esa gran nación” no puede seguir por más tiempo sumida en la indecente posición que tanto rechazo internacional ha suscitado en la era George, y les digan con su voto mayoritario al dúo McCain-Palin: go away to frie asparagous**


*(de ablación)
**("vete a freir espárragos", del diccionario de Santiago Bentez:speaking in silver)