miércoles, 10 de septiembre de 2008

Doomsday



Será cuando la trompeta resuene, como escribe San Juan el Teólogo.
Ha sido en 1757, según el testimonio de Swedenborg.
Fue en Israel cuando la loba clavó en la cruz la carne de Cristo, pero no sólo entonces.
Ocurre en cada pulsación de tu sangre.
No hay un instante que no pueda ser el cráter del Infierno.
No hay instante que no pueda ser el agua del Paraíso.
No hay un instante que no esté cargado como un arma.
En cada instante puedes ser Caín o Siddharta, la máscara o el rostro.
En cada instante puede revelarte su amor Helena de Troya.
En cada instante el gallo puede haber cantado tres veces.
En cada instante la clepsidra deja caer la última gota.


J.L. Borges.

A ver, parece ser que existe una remota posibilidad (cero coma y muchos ceros más antes del uno) de que la puesta en marcha del acelerador de partículas del CERN en Ginebra produzca un agujero negro que engulla la tierra y no volvamos a vernos. Bueno en realidad esto no va a pasar, entre otras cosas porque me quedan muchas cosas que compartir contigo, muchos besos que cruzarnos, muchas miradas que intercambiar. No obstante, por si las meigas, procuraré acurrucarme a tu lado, asiendo fuerte tu cintura, y cerraré los ojos con la esperanza de volverte a ver en otro punto del infinito, en otro tiempo y otro espacio, y retomar tu sonrisa y el mal genio que me regalas cada mañana al despertarte. Entretanto, quiero compartir contigo estos siete segundos de Youssou N`Dour con Neneh Cherry , que me parece que piden un mundo con mayor entendimiento.