miércoles, 10 de septiembre de 2008

a união de iberia

Le escuché hace tiempo a Saramago lo de la unificación de España y Portugal, en su día me pareció algo muy utópico, que no es tan fácil borrar fronteras y que algo así como la unión social, económica y política no es tan fácil ni tan rápido.
Pues estaba muy equivocada, cada vez hay más cosas que me hacen ver que no solo es posible sino que además esa alianza ocurre todos los días de manera natural, de forma sencilla y espontánea y sin malos rollos.
Esto lo reflexioné ayer mientras escuchaba que más del 50% de los pacientes de algunas de las clínicas privadas más importantes de Badajoz eran portugueses me acordé de que cada vez más portugueses compran tabaco en España (hasta un 45% de las ventas de los estancos fronterizos), españoles y portugueses nos turnamos la compra de la gasolina dependiendo donde se encuentre más barata, que además hay un acuerdo extremadura-portugal para los partos en hospitales de Badajoz, que muchos españoles veraneamos en Portugal (para mi Lisboa es la playa más cercana).
Eso sin contar con acuerdos de empresas importantes ni Interregs ni cosas estratosféricas, sino de las cosas cotidianas del día a día.Fíjate si la unificación está cercana, que soy capaz de entender una charla en portugués (y no soy rayana)