viernes, 7 de marzo de 2008

Solo les queda matar

No entienden la palabra. No saben defender ideas ni quimeras. No les queda nada. Solo las pistolas. Esas que matan. Sin sentido. Por matar. Para causar dolor. Para matar. Para matar en nombre de nada. Para matar por matar. Para celebrar la muerte. La de los demás. La de los que mueren. Si todavía hoy alguien cree que defienden algo, o es un insensato o es uno de ellos. Que cada cual elija. Pero tiene que llegar la hora en que hasta su propio hermano denuncie la situación. Por mucho que eso duela. Ellos también tienen madres, hijos y hermanos. Ya no se puede encubrir más la sinrazon. Ya no valen para nada esos 150.000 votos asesinos. Sí, cada uno de esos votos está matando la libertad. No vais a conseguir nada. NADA. El dolor que estáis causando va a ser la causa de vuestro propio dolor.