martes, 30 de marzo de 2010

Se acabó


Acabo de poner la tele y la pantalla está nevada. Ya no veremos más el mundo y lo que en él ocurre a través de señales representadas mediante variables continuas. Nos instalamos en la era digital. Se acabaron las certezas. Ahora urge adaptar nuestras mentes y digitalizarlas. Acostumbrarnos a vivir (y gobernar) en la incertidumbre. Si no entendemos esto será mucho más complicado remontar la situación.