miércoles, 6 de agosto de 2008

Madrid es otra cosa


Definitivamente Madrid es otra cosa (ojo, Madrid, no los madrileños), es diferente. Sigue ese ritmo de ciudad “central”, donde todo se cuece. Donde hay que hacer ruido para no pasar indiferente. ¡Estos chicos de provincias que no se enteran de nada! Se entretienen con la crisis esa absurda que ya casi ni se lleva, cuando la pomada es diferente. Se trata de algo más amplio, más global. A ver, entre ZP y Fidel, mientras los bobos de provincias hacemos malabares para llegar a final de mes, urden una artimaña para vender ESPAÑA… ¡a ETA!. Si es que no nos enteramos. Nos distraen con cuatro tonterías de euribor y de hipotecas para vender el país. Que más dan los nuestros euros escasos si los opinadores, los estrategas con piscina y entrada de seguridad, opinan (para crear opinión) que España se vende; que un tipo que ganó las elecciones la va a entregar a cambio de nada.

En fín, estamos en agosto. Hay que rastrear noticias, y eso cuesta. Mejor las inventamos.

Estoy hasta los cojones de señoritos que escriben en los periódicos para pasar el tiempo. ¡Que hagan crucigramas!