lunes, 7 de julio de 2008

No es lo mismo

De acuerdo, según el manual los congresos difieren bastante cuando estás en el poder a cuando estás en la oposición. Pero eso, según el manual, es una obviedad como la copa de un pino. Esto es, cuando estás en el poder, con un líder consolidado que gana elecciones, el debate central se dirime en profundizar ideológicamente y avanzar en las propuestas que, desde el ideario, quieres lanzar a la sociedad. El congreso desde la oposición centra su debate en la elección de un líder capaz de aglutinar el ideario y las propuestas para venderlas, con éxito, al electorado.

En ambos casos hay que hacer un ejercicio de responsabilidad en las propuestas y resoluciones que finalmente se aprueban. Pero la turbulencia de las aguas no es la misma en un caso que en otro. Por ello, lo fundamental en un proceso congresual es recabar los apoyos “suficientes”* que permitan acometer la gestión posterior con garantía.

Y es por eso que no es lo mismo andar en batallas entre personas que remar con un 98 en la misma dirección.

Ahora quedan los regionales y provinciales que son, siguen siendo, más de lo mismo.



*(Del 98% para arriba; todas las sensibilidades, todos los territorios representados, buscando el equilibrio y el consenso).