miércoles, 30 de julio de 2008

Tokuda


Los japoneses han descubierto una fórmula para desatascar los centros de salud de pensionistas pidiendo recetas para combatir los achaques del aburrimiento. Han potenciado el héroe septuagenario para motivar a los ancianos a hacer guarreridas españolas sin miedo a la edad. Esas horas muertas mirando televisión son más didácticas desde que Tokuda irrumpió en el séptimo arte. Y ya se sabe como es la condición humana: si él puede yo también. Así que Internet se va a petar de videos caseros con sementales de setenta parriba. Puede ser un complemento a la pensión mínima (con las descargas y otras transacciones) mientras le dan gustito al cuerpo y a la mente.
A mí me parece muy bien. Es más, yo también quiero ser Tokuda