miércoles, 9 de julio de 2008

Laicizar

Sepulto ya (por sentencia judicial) cualquier atisbo de cosnpiranoia once-eme (no se buscó tanto a Yak), ahora se hablará con más soltura de laicidad (palabra suave para evitar laicismo aunque significan lo mismo; o para jugar con la z final que utiliza Zapatero). El partido socialista, en su 37 Congreso, acaba de aprobar una resolución por la que se reequilibrará el peso de la Religión Verdadera (Rouco a los obispos, 1-1) para con los asuntos consuetudinarios de un Estado laico.

"Más laicidad para una mejor convivencia

Esta concepción es contraria a toda restricción religiosa de la libertad de los ciudadanos,
así como a toda imposición eclesiástica sobre las leyes de un parlamento soberano, pero
no es antirreligiosa. El Partido Socialista sostiene que la democracia y la religión no son
incompatibles. La democracia proporciona el mejor marco a la libertad de conciencia, al
ejercicio de la fe y el pluralismo de las religiones, evitando así derivas fundamentalistas;
por su parte la religión por su contribución a la producción moral, a la cohesión social y a
la expresión cultural es un complemento valioso de la sociedad democrática.

La promoción activa de un Estado laico ha traído a nuestra convivencia logros no fáciles,
que sin embargo hoy son compartidos por toda sociedad. Es el caso de la libertad de
cultos, el matrimonio civil, el divorcio, la secularización de los cementerios, la enseñanza
laica, la universidad pública y la separación entre Estado e Iglesia católica. La laicidad es
también más tolerancia en la aceptación del hecho religioso.

Hoy los socialistas estamos firmemente comprometidos con la laicidad que la
Constitución Española otorga al estado español (CE 16). La laicidad constitucional, fruto
de un pacto entre los españoles, no es una propuesta para la confrontación sino para
garantizar las libertades y para construir la convivencia de una ciudadanía plural en
valores y creencias."

Creo que está bastante claro. Aún así, los prestidigitadores de la arenga y la propaganda dirán que vamos a quemar las iglesias. Pero iba siendo hora de empezar a laicizar las instituciones.

Nihil obstat.