miércoles, 7 de abril de 2010

El juez juzgado



No es precisamente el juez de mis amores (¿se puede amar a un juez?). Ni siquiera una persona admirada. Pero sentar en el banquillo a un juez (a cualquier persona) por investigar el franquismo, como todo parece indicar, me da un escalofrío de gripe AAA (la máxima calificación según las agencias de ratings).

Seguramente estamos ante una cuestión de procedimiento jurídico (de lo que no entiendo ni papa), pero me da igual. Estamos hablando de que todavía existen colectivos y particulares empecinados en que no se cierre la transición aplicando la legislación vigente. Son esos mismos que cometían tropelías impunemente en los larguísimos y negrísimos años del franquismo y que ahora, gracias a la democracia que les permite convivir en paz, echan un pulso al Tercer Poder del Estado a través de él mismo para constatar y avisarnos de que están ahí, vigilándonos de cerca amenazantes y subyugantes.

Estamos fallando en muchas cosas (políticamente hablando). Hemos permitido que el dinero aplaste a la política y si continuamos el descuido también nos aplastarán los señores de la guerra. Ante este tipo de cosas no cabe mas que más ciudadanía. Más participación. Más movilización. Más política y más socialismo.


Desde esta bitácora nos sumamos al manifiesto de apoyo al juez Garzón, suscribiendo la siguiente declaración:

CONSCIENTES de la desafortunada imagen que esta generación de españolas y españoles podría dar ante la Historia, a la vista del proceso judicial emprendido contra el juez que tuvo la valentía de investigar la responsabilidad del régimen dictatorial franquista, no en busca de venga...nza, sino para tratar de reparar --en la medida de lo posible-- a las familias de los centenares de miles de ciudadanos represaliados (entre asesinados, torturados, secuestrados, silenciados y exiliados), PREOCUPADOS por el precedente que podría sentar, ver cómo se actúa contra cualquier miembro de la magistratura que ose cuestionar la vigencia o la validez de unos instrumentos de impunidad que fueron pergeñados en las entrañas del propio régimen franquista, CONOCEDORES del curso de los acontecimientos, que al parecer, podrían resultar en una inminente separación del magistrado juez BALTASAR GARZÓN de la carrera judicial, Expresamos nuestro apoyo formal al magistrado juez español BALTASAR GARZÓN, quien estos días es objeto de una grave campaña de difamación y persecución política, promovida desde sectores ultra conservadores, tras impulsar un proceso en busca de Verdad, Justicia y Reparación para las víctimas de la dictadura franquista. Nuestra solidaridad para quienes, como él, actúan con valentía frente a los crímenes de lesa humanidad. Para él, nuestro reconocimiento. Se ruega máxima difusión.
Jaume d'Urgell
http://jau.me/post/Baltasar-Garzon

Y a esta declaración conjunta de CCOO y UGT.