miércoles, 24 de junio de 2009

re:(4)

Lieb Th:
Te voy a responder con una anesdotilla del trabajo, la semana pasada una compañera de trabajo metió la pata (un error garrafal) poniendo un cero de más al final de una cifra.
Aunque el error se puede subsanar (se entiende como una errata) la verdad es que hemos estado liadísimas rectificando ese error. Es un error humano cometido sin mala fe, pero aún así es un error.
La pobre chavala anda loca porque pende sobre su cabeza un despido, o por lo menos una sanción importante (intentaremos que sea lo segundo).
Todas entendemos que es justa alguna sanción porque (a conciencia o no) su trabajo lo ha hecho mal y tiene consecuencias en toda la empresa,
pero lo injusto es que si eres administrativa y tu error implica mucho trabajo para tus compañeras y un montón de disculpas a tus clientes te mereces una sanción, pero si trabajas en el mundo de las finazas y tu error implica una crisis mundial, te permites el lujo, no solo de seguir en tu puesto sino además de dar lecciones.
Me parece a mi que si el Presidente del Banco Central Europeo, no pronosticó una crisis finaciera debería estar, como poco, en la puñetera calle, jodío yanclod.