viernes, 6 de junio de 2008

Las ideas, las personas



Ayer se presentó el libro Orígenes del PSOE en la provincia de Cáceres, escrito por Fernando Ayala Vicente. Hubo lleno a rebosar, muchísima expectación y run run precongresual. Un libro que documenta la historia de un partido que se organizó en torno a las ideas y no a las personas.


El debate en torno a las ideas, las convicciones y los proyectos siempre me resultó interesante. No se puede articular un proyecto tomando a las personas como eje central. Sería un error de bulto que a veces se comete y se paga siempre. El quítate tú para que me ponga yo, sin más, aparte de ser una incorrección es un gasto de pólvora inútil que conduce a la nada.

Pero no existen las ideas sin las personas. Las ideas no flotan en el éter y ascienden o descienden a capricho del azar. Tampoco las convicciones, que son consecuencia de aquellas. Las ideas son fruto del pensamiento, que radica en el cerebro, que se alimenta de lo aprendido, que reside en la memoria. No podemos avanzar si no hay memoria. Y cuando la hacemos colectiva es cuando compartimos un proyecto.

Lo digo porque a veces confundimos y utilizamos la separación ideas-personas para construir o transformar una realidad particular, apartando el interés común. Nos apoyamos en la mediocridad y malgastamos los sumandos.

No es que sea este el caso, pero hay tantas tentaciones...