martes, 20 de mayo de 2008

Símbolos



Pienso que buena parte de los españoles no tenemos demasiado apego o especial cariño por “la bandera”. No al menos hasta el extremo al que llegan los ciudadanos USA, sobretodo. Seguramente sea porque esos colores, aunque ya no soportan un águila, nos traen recuerdos de opresión y falta de libertad. Pero el hecho es que tenemos una bandera que nos representa, amparada por la constitución y por la democracia que nos hemos dado, aunque solo nos arropemos en ella en acontecimientos deportivos internacionales.

Los símbolos siempre son importantes en el plano de las emociones, pues refuerzan un sentimiento o una convicción; sirven de vehículo que cohesiona e identifica. Tienen el peligro, eso sí, de la manipulación interesada e incluso de la dominación. Pero a veces gestos como el del ayuntamiento de Donostia, creo que también el de Bilbao y algunos otros, de poner las tres banderas que identifican a la ciudad puede ayudar a la convivencia plural y pacífica de los territorios. Quizá debería cundir el ejemplo y mantenerlo en el tiempo. Aunque solo fuese por ver la urticaria de los violentos y quienes los apoyan.