domingo, 6 de abril de 2008

Un pato cojo

Por mucho que quieran empeñarse reproduciendo y comentando-analizando la foto de la “soledad” de ZP en la cumbre de la OTAN mientras algunos otros hacían corrillo con Bush yo creo que no debe preocuparnos en absoluto. Zapatero hizo muy bien (en consecuencia con sus actos) en no dorar la píldora al tejano. Si un alto porcentaje del triunfo electoral de 2004 se cimentó en la oposición a una guerra ilegal con retirada de tropas incluida, no tendría mucho sentido dejarse fotografiar (ya tuvimos bastante con la de las Azores) acariciando el lomo del señor de la guerra del petróleo. Más allá de la grandilocuencia de una imagen (alguno antes la buscó desaforadamente para su fondo de pensiones) está la consecuencia de las convicciones. Y no nos engañemos, las relaciones diplomáticas con U.S.A. han transcurrido razonablemente bien para ambos intereses, aparte de la rabieta inicial por el no apoyo a la guerra. Además, George W. Bush es un “pato cojo” en gira de despedida, aparte de contar con el Oscar al más desastroso presidente de la historia de los EEUU. Así que no hago caso ni a los que disfrutan con su “soledad” ni a los que tratan de “justificarla”.