miércoles, 2 de abril de 2008

Lideresa 2012

Pues sí, comienza la partida. Las fichas están en movimiento. El objetivo es comer contrarios para entrar en el organigrama. Y aquí hay que tirar de merchandising y de plataformas (que a zp le ha ido muy bien en lo de apostar por los símbolos y las emociones). Por eso la lideresa, aparte de contar con sus incondicionales (fedejotapedro, que no es poco) ya tiene su plataforma para convertirse en la Esperanza (para) 2012.

Un detalle menor, la P.A.Z. tenía nombres y apellidos. La Esperanza 2012 no (al menos que yo sepa por ahora). Pero puede arrastrar muchos dolores de cabeza a Rajoy y los marianistas, que van a tener que trabajar contra el gobierno sorteando y conteniendo el “fuego amigo”. Desde luego el congreso de junio y lo de que él resulte va a dar mucho juego estos cuatro años de legislatura (y yo que pensaba que alomojó nos aburríamos con los debates Soraya-Toño). Porque los fedejotapedros no van a cejar en su alta misión de intentar poner y quitar, de dictar doctrinas y comportamientos, de imponer la agenda política (como me manejo ya en la jerga, eh!).

Vuelve el sindicato del crimen. Ahora con dos frentes abiertos y con plataforma de apoyo, pero con el común objetivo de abatirlos (no les gusta ni el gobierno ni la oposición, los votos no importan). Por absurdo puede ser hasta divertido. Por lo pronto ya se escaparon algunos votos (amparados, eso sí, en el secreto de papeleta y urna) en la primera sesión parlamentaria.

Ante esto, o precisamente por esto S.S.S. (Soraya Sáenz de Santamaría) ofreció una indefinible visión de posición en su primera entrevista en la corte del rey Fedeguico. No le va a quedar más remedio que apagar los fuegos cada vez con más contundencia si no quiere verse chamuscada antes de tiempo. Tendrá que citar de lejos para luego templar y humillar con el trapo abajo girando con maestría la muñeca. De lo que no estoy seguro es que Cayetana actúe como subalterna fiel o se pase de pases para que el morlaco tire de instinto y decida empitonarla.

Pero esto no es más que elucubrar. Adelantar acontecimientos. Si total junio está tan cerca que luego vendrá julio y le seguirá agosto. Y así sucesivamente. Claro que, si esto es lo que pasa en el salón (que es lo que ven las visitas), ¡cómo tendrán la cocina!