martes, 19 de enero de 2010

Gestionar la solidaridad


La reacción global humanitaria y de solidaridad ante la catástrofe haitiana en este tiempo globalizado ha sido, desde mi punto de vista, lo que se esperaba. Y no me cabe duda de que irá in crescendo y se aportarán muchos más recursos humanos y materiales en las próximas semanas para reconstruir un pais completamente. Un pais que había desaparecido del mapa, que no existía y que, obra de la naturaleza, de pronto todos hemos conocido. Pero de poco valdrán esos recursos ante el caos de la gestión. Ante la confusión y la descoordinación (con la consiguiente falta de seguridad) que se ha hecho patente en la primera semana. Del quítate tú para que me ponga yo. Una vez más los EEUU entorpeciendo la labor de la ONU. Una vez más la ONU dejándose entorpecer por los EEUU. Y la UE ni está se la espera. Hasta que no aprendamos a gestionar la solidaridad se seguirán perdiendo vidas. Si existe la Organización de Naciones Unidas, ¿por qué no dejamos que administre nuestros buenos sentimientos? ¿Qué réditos se esperan por algunos de esta catástrofe?