martes, 28 de abril de 2009

Water boarding

Da igual que organismos del prestigio y reconocida labor como Amnistía Internacional acusen de malas prácticas en Guantánamo. Lo mismo da que el propio Obama así lo reconozca. Aquí tenemos (tiene el suegro de Agag) el Grupo de Estudios Estratégicos para aclararnos las cosas. No hubo tortura en Guantánamo, sino “técnicas mejoradas de interrogatorio”. Con un par. La culpa de esas difamaciones contra el tío Bush la tiene el rojerío masón y gay que nos invade, y Obama, que además es ¡negro! Además, si el artículo lo publica don Fedeguico la cosa ya pasa a concluyente. ¡Paíssss!