miércoles, 30 de diciembre de 2009

La tele que viene



Está pasando desapercibido. No oigo en las tertulias de cañas y café en las que me muevo (en mi barrio, claro, no en las radios donde los todólogos sentencian una cosa hoy y mañana la contraria) nada o muy poco sobre la ausencia de publicidad en la tele pública estatal. Y me parece algo importante. Ya se que con la que está cayendo no es algo prioritario, fundamental. Pero es un paso más que agradeceremos con la perspectiva del tiempo si se siguen respetando las reglas de pluralidad y objetividad. RTVE ganará en calidad. No tendrá la tentación (por aquello del share) de programar joseluisesmorenos ni realitis de vividores y hacedores de la nada. Ya había dado un paso importante en su programación. Los informativos han sido nominados como los mejores del mundo: por rigor, contenido informativo, tratamiento del mismo, pluralidad. No será fácil, pero tengo la intuición de que no va a perder cuota. Es más, pienso que obligará a las otras teles a replantearse sus parrillas. Y al final ganaremos todos. Así que brindo por la tele pública sin publi y emplazo a los anunciantes a que elijan con responsabilidad los programas en los que seducirnos con sus mensajes. Feliz entrada de año. Que 2010 sea el inicio de una reglobalización democrática y solidaria.