viernes, 19 de febrero de 2010

Estadista




¡Juel!, ya sé que me repito pero no lo podía resistir. Obsérvese, principalmente, el juego de las dos manos. Sencillamente genial.