miércoles, 30 de septiembre de 2009

Gorigol


Dear B.:

Esto no cambia. Los bancos y las cajas, el sistema financiero en general sigue en su tema. Vale que han hecho un kit-kat para que les insuflemos dinero a mantas para que no tuvieran que cerrar el chiringuito, amenazando con corralitos y apocalipsis. Han ido tapando, con nuestras perras, sus agujeritos, sus desmanes y sus dispendios. Sigue seco el grifo del crédito a empresas y familias, no el suyo propio. Porque ellos a ellos no se dan créditos, no, se lo llevan por la jeta. Las cuentas de resultados de los bancos cuando arrojan beneficios, que es siempre, lo hacen a costa del tipo de interés que nos cobran que no es otra cosa que USURA. También lo suelen aderezar con comisiones duplicadas (administración de cuenta /mantenimiento de cuenta/aperturas/amortizaciones parciales o totales/suelos y hasta el infinito y mucho más).

Y es cuando aparece/desaparece Gorigolzarri (en adelante Gorigol, porque vaya pelotazo que ha pegado) para instalarse quién sabe dónde/qué sabe nadieeee en cualquier otro chiringuito que le pueda seguir protegiendo el riñón. Pero se va con una pensioncita de tres kilos anuales. Eso sí, no ha cobrado indemnización alguna porque se marcha motu proprio. Y es así que a sus tiernos 55 añitos y hasta que cumpla 72 (qué hará después?, los actuarios habrán dispuesto su final?) tendrá ese complemento alimenticio de 3 millones de euros por cuenta del banco de sus amores que, a su vez, vive de los sablazos que nos pega a los de la casta de los intocables, esto es, el 99 por ciento de los mortales. Así que todo pasa y nada cambia. Pues eso, que los disfrute.