viernes, 28 de noviembre de 2008

Alvaro I, el justiciero








Al numerario del Opus Dei Jorge Fernández Díaz le ha salido un admirador público en tierras extremeñas. Ayer publicaba el Periódico que el Alcalde popular (del PP) de Valdefuentes, en desagravio del desaire que finalmente sufrió sor Maravillas en el Congreso de los Diputados reunió a su Junta de Gobierno para homenajear a la hermana monja de Zaplana (se parece una jartá, eh!) con una placa en el Ayuntamiento (ese lugar laico que es de todos los valdefuenteños/eñas).

La noticia, que es pura anécdota, se puede convertir en una lista interminable de peticiones de homenajes a personas (santas o no) y colectivos cuneros, sin vinculación alguna con la localidad. Desde luego la polémica y el chascarrillo ya recorren las calles del pueblo.

Lo que no queda claro es si la medida nace de una profunda reflexión sobe la vida y milagros de la milagrosa o de un órdago o apuesta de taberna por aquello de echar un pulso a la oposición. También podría obedecer a una maniobra de despiste para tapar las cuentas municipales. Desde luego este es un alcalde al que le gusta salir en los papeles. ¿Declarará un día festivo con su romería para la santa?