jueves, 15 de diciembre de 2011

Tres de los nuestros




Desconozco a cuánto asciende la minuta del señor Iván Redondo (en adelante sito Iván, de forma cariñosa y cercana) de Redondo y Asociados como escribidor del guión del gobierno de la Junta de Extremadura (el de los mejores, sic) y de los partidos políticos que le procuran sustento, aunque, por otra parte, creo firmemente que si el óbolo sale de las cuentas públicas deberíamos tener puntual conocimiento (nota: preguntar por la relación contractual de sito Iván); pero esto es otra historia que merece tratamiento aparte. Decía que no sé cuánto se lleva sito Iván pero se lo está ganando a pulso. Sí. Porque lo del #pleno14 de la Asamblea de Extremadura, el de la sonora enmienda a la totalidad de los amiguitos del alma, los de Izquierda Unida, ha hecho pleno al quince. Como una euromillón pero con tres estrellas, vamos. Ha habido de todo. Comedia, drama, esperpento, humor hilarante, una pizca de marionetas, circo y títeres de cachiporra…

 Primero la actuación del consejero de Hacienda, el catedrático de las cuentas (al que he oído que hasta en su propia bancada llaman cariñosamente Quique Camoiras, imagino que por su énfasis interpretativo), el prestidigitador de la ingeniería financiera anunciando con su vozarrón y su Ipad números y porcentajes, cifras de la verdad y logaritmos del rigor. Largo, engorroso y vericueto en su exposición. Estas cosas de las cuentas siempre llevan dosis de tedio, pero es que no ha hecho referencia alguna a las personas destinatarias del preciado símbolo del €; ahora que tanto se lleva eso de la contabilidad creativa! Se le ha echado en falta un poco de humanismo de doble asiento, en fín.

Después el otro protagonista de esta peli de intriga y niebla. El presentante de la enmienda total (conocida en la última semana como la redentora), al que con perspicaz bonhomía parodian, eslogan publicitario mediante, con lo de… para todo lo demás…Pedro Escobar. Y pareciere en su primera intervención tajante e inflexible en el rechazo del proyecto de presupuestos y en la defensa de su enmienda a la totalidad (la redentora). Y fruncía la bancada azul de la derecha el ceño en inequívoco gesto de desaprobación y sorpresa malfingida. Y así, entre réplicas y dúplicas, el debate y la confronta pasan a modo juegos florales (tema promesas de amor).

Y aquí es donde entra en escena el actor secundario Monago (hoy de man in black). Traje negro, negra corbata, en el clásico movimiento conocido como chupacámara agarra el micrófono y pide la palabra para reivindicar el aumento del tamaño de letra de los nombres de los secundarios en los títulos de crédito. Más comedia, más esperpento, aderezo de greguerías, algo de histrionismo y unas gotas de tú tienes la culpa de todo dirigiendo su mirada al jefe de los sociatas causantes del cambio climático y de que el bosón de Higgs se retrase tanto. Fundido a negro.

Para todo lo demás…, Pedro Escobar reflexiona, comprende, recula, se inclina, mira hacia Cuenca y se ofrece… a retirar totalmente la enmienda total. Uff!, just in time, que si nooo!

Todo, lo juro por snoopy, medido, planeado, pergeñado, ideado, escrito y dirigido por el gobernador civil de la región: sito Iván. No tengo ni una prueba de ello (¿debería haber puesto duda?).

Y esto ha sido todo, que no es poco. Qué más da si en Extremadura ya no hay paro nivel EPA ni registrado! Hay 135.000 emprendedores esperando estos presupuestos como agua de enero…y de febrero…y de…

Al finalizar el programa de sesión continua, ya en los pasillos, sus señorías comentaban, modo moviola, la jugada. Se dice que algún diputado distraído, con nudo de gaviota en la garganta, le ha confesado con voz queda a su portavoz parlamentario: “qué poco ha faltado, eh!”. Y el portavoz, desde esa seguridad que te da la altura de conocimiento, golpeando amistosamente su mejilla le ha respondido: “tranquilo hombre, estos son… tres de los nuestros”.