lunes, 23 de agosto de 2010

Pensamientos pequeños

Estuvimos hablando toda la tarde..., y más. Continuamos al día siguiente, y al otro. Pero seguía sin comprender. Fué entonces cuando le dije: y bien, ese es tu argumento, ahora ¿por qué no me dices la verdad?