viernes, 27 de agosto de 2010

Cronopios





"Un cronopio pequeñito buscaba la llave de la puerta de la calle en la mesa de luz, la mesa de luz en el dormitorio, el dormitorio en la casa, la casa en la calle.

Aquí se detenía el cronopio, pues para salir a la calle precisaba la llave de la puerta."

Y bien, a veces, ahora, por ejemplo, creo que soy o puedo estar igual que ese cronopio pequeñito. Y los famas se estarán regodeando, y las esperanzas, bueno las esperanzas estarán como siempre, esperando.