jueves, 9 de julio de 2009

al hilo

al hilo de tu entrada, dear Th, he de comentar algo que me parece fascinante.

Cuando al común de los mortales nos llega a casa una simple multa por exceso de velocidad que no hemos cometido (ese día tenia el coche en el taller, es imposible). Aún a sabiendas de nuestra inocencia no nos quedamos tranquilos al 100% porque pueden haber ocurrido hechos extraños, pero reconocemos que por algún motivo nos habrá llegado la multa (lo mismo soy sonámbula, el tio del taller me ha robado el coche...) solo hay un motivo por el que me quedaria 100% tranquila: si me juzgara algún amigo, pariente o allegado