lunes, 8 de diciembre de 2008

Cojones, qué tontos

Que sí. Que las declaraciones del alcalde de Getafe han sido desafortunadas. En un foro público, en un discurso político hecho por un político que debe medir bien sus palabras porque siempre son amplificadas, analizadas, utilizadas para sacar el rendimiento propio o el contrario. Y sobre todo porque cada cual, en su libertad, tiene derecho a votar a quien le salga de los cojones. Aunque nos parezca tonto. De los cojones o de pensamiento. Pero he aquí una acertada exposición (desde mi punto de vista, claro, qué cojones) matizando la desafortunada afirmación del alcalde. Yo tengo un familiar, obrero explotado toda su vida; que trabajó sin seguridad social la mayor parte de su vida; que realizaba jornadas de catorce horas por un salario que no alcanzaba para dar de comer a sus hijos, que votaba a Alianza Popular en su tiempo y después al PP. No le llamo tonto de los cojones (aunque no me faltan ganas), pero de verdad que no lo entiendo. ¡Qué cojones!