miércoles, 30 de diciembre de 2009

La tele que viene



Está pasando desapercibido. No oigo en las tertulias de cañas y café en las que me muevo (en mi barrio, claro, no en las radios donde los todólogos sentencian una cosa hoy y mañana la contraria) nada o muy poco sobre la ausencia de publicidad en la tele pública estatal. Y me parece algo importante. Ya se que con la que está cayendo no es algo prioritario, fundamental. Pero es un paso más que agradeceremos con la perspectiva del tiempo si se siguen respetando las reglas de pluralidad y objetividad. RTVE ganará en calidad. No tendrá la tentación (por aquello del share) de programar joseluisesmorenos ni realitis de vividores y hacedores de la nada. Ya había dado un paso importante en su programación. Los informativos han sido nominados como los mejores del mundo: por rigor, contenido informativo, tratamiento del mismo, pluralidad. No será fácil, pero tengo la intuición de que no va a perder cuota. Es más, pienso que obligará a las otras teles a replantearse sus parrillas. Y al final ganaremos todos. Así que brindo por la tele pública sin publi y emplazo a los anunciantes a que elijan con responsabilidad los programas en los que seducirnos con sus mensajes. Feliz entrada de año. Que 2010 sea el inicio de una reglobalización democrática y solidaria.

martes, 29 de diciembre de 2009

Re: Reformas

Ay amigo mio, pequeño ser que vive en los mundos de yupi.
Reforma empresarial??? Tás reloco?
Y lo peor de todo no es que haya que hacer reformas, lo peor es que los ciudadanos de a pie nos quedamos tan panchos cuando hay injusticias. Osease,
cuando empezó la crisis y la banca empezó a utilizar el lema "privatizemos las ganancias, socialicemos las pérdias" no protesté porque yo no iba a enfrentarme a la banca.
Cuando empezaron los despidos injustificados no protesté porque yo tenía trabajo.
Cuando el presidente de la patronal hizo una mala gestión en su empresa no protesté porque yo no trabajaba en esa empresa.
Cuando vinieron a buscarme no había nadie más que pudiera protestar
Por eso me emociona, amigo mío, que vivas en los mundos de yupi, que te pelees contra las injusticias y que no tengas vendas en los ojos.
Eres genial

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Reformas


Bueno pues sí, claro que habrá que hacer reformas laborales. Con seguridad habrá que reformar y adecuar la formación al mercado de trabajo. Estar atentos a su evolución y transformación. Seguramente que tenemos un exceso de modelos contractuales que podrían reformarse, simplificarse. Seguramente que queda margen de maniobra fiscal e incentivos en las cotizaciones. Todo esto habrá de abordarse en la mesa de negociación entre los agentes económicos y sociales. Y habría que ponerse de acuerdo y consensuar con diligencia. Pero en esa mesa debería tratarse un punto principal que va parejo a lo anterior y que tiene la misma o mayor urgencia: la reforma empresarial. La cultura del amigote y el pelotazo. Esa secular manía, tic o vicio de dejar tirados a miles de trabajadores al albur de una malísima gestión, de una dejadez absoluta de responsabilidad empresarial. Esa gestión caníbal, económica y financiera, es la culpable máxima de nuestros males. Así que a negociaar, a negociaar la reforma empresarial. ¿Por qué nadie habla de esta reforma urgente y necesaria? ¿Por qué los sindicatos obvian algo tan obvio?

martes, 22 de diciembre de 2009

Con este port acabo de "caer" en lo que critico

Y ahora a ser buenos de nuevo exageradamente. A desearnos paz y amor vía mail, móvil, y en los pasillos del Carrefour. A sonreir con turrón entre los dientes. A no meterse con nadie. A hacer una lista de buenos deseos y a colapsar la red de powerpoints ñoños. A acordarnos de los que pasan frío y comen poco o nada. Es lo que toca cada año cuando el Corte Inglés da el pistoletazo; que a la vuelta de dos semanas ya podremos enfadarnos sin remordimiento y sin peligro de excomunión.

Sean felices, pero no porque sea ahora, sean felices siempre.

viernes, 4 de diciembre de 2009

Instantes en la retina



Hay fotos que van más allá de lo que el objetivo recoge.

la que está liando la sinde

Soy el primero en reconocer (y muchos conmigo) que la intenné necesita regularizarse, que se comenten muchos atropellos en la red, que todo en la vida está sujeto a cambio y por supuesto, las normas que nos rigen tambien; que está mal que un autor (que ha estado un montón de tiempo para crear música, cine o literatura) no pueda cobrar por su trabajo como todo el mundo, que en el mundo de la cultura hay industria (cinematográfica, musical...) con personas que tienen trabajos que mantener, que el conserje de una productora no tiene culpa de las descargas ilegales, que tiene que sentar como un tiro ver tu trabajo tirado en el suelo a la puerta del metro de Atocha.

Pero no es normal y me cabrea sobremanera, que se aproveche una ley de economía sostenible para controlar la red, es una infamia, que la Ministra se ha pasado tres pueblos, que atenta contra la libertad de expresión (tan defendida siempre por los socialistas) y que lo que tenía que hacer era echarle OO y hacer una norma decente.
una norma que no permita excesos de los internautas, pero que no permita a la SGAE cobrarte hasta por cantar en la ducha, que no permita que en las industrias discográficas o cimematográficas se lucren unos pocos en detrimento de los demás, que no se meta en la cárcel 2 años a un mantero (más tiempo que por robar un banco y por supuesto 2 años más que por meter al mundo en una crisis económica por vender subprimes).

y la próxima vez que alguien entre en poítica, por favor, que sea un político

jueves, 3 de diciembre de 2009

Señora Ministra




Señora Ministra, cuando se cita a alguien para aclarar asuntos tan principales que atañen a la libertad de expresión, no es de buen gusto levantarse a los 20 minutos aduciendo que tiene que inaugurar un museo. Ni aunque ese museo fuere el Prado, ni aunque sus citados sean blogueros, periodistas e insignes internautas. Bajo concepto ninguno, señora ministra, se ningunea de esa manera a unos invitados, por muy arropados que los dejase con personal a su servicio. A usted, señora ministra, le paga el ciudadano y a él se debe. Creo, señora ministra, que le viene ancho esto de la cosa pública, que exige sacrificios varios como atender debidamente a los ciudadanos.

En fin, la situación está así, según Nacho Escolar. Y Zapatero ha vuelto a tener que poner orden.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

La SGAE se cuela en la Ley de Economía Sostenible



¿Creatividad? ¿Imaginación? ¿Lobbismo? ¿Imposición? Parece que algunos autores pretenden vivir anclados al pasado, ignorando el presente y el por-venir. Todos tenemos derecho a una justa remuneración por nuestro trabajo, a "ganarnos la vida" dignamente. Pero no en contra de derechos fundamentales. Copio y pego el manifiesto que nos propone netoraton para defender la dignidad del internauta.

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.


Esperemos que la sensatez impere en el trámite parlamentario y no nos dejemos colar el gol de lo más rancio de la SGAE. Estaremos atentos.